DAR LA LATA CON UN ROBOT TIENE PREMIO

Haz clic en la imagen para ver el álbum de fotos

A veces dar la lata con un robot da buenos resultados, como el premio que nos ha entregado el delegado provincial de Medio Ambiente, don Francisco de Paula Algar Torres, por el trabajo “Vamos a dar la lata con el triángulo de Sierpinski”. La actividad se abordó a través de un proyecto interdisciplinar que incluía la componente social, medioambiental, matemática, artística, tecnológica y colaborativa. También es destacable que se desarrolló entre alumnos y alumnas de distintos cursos (3º y 4º de ESO).
Nuestro centro participa desde hace varios años en el programa Recapacicla que coordina Mercedes Luque, así que los alumnos ya están concienciados de la importancia del reciclaje. En el instituto reciclamos papel y cartón, tapones de plástico, pilas, baterías, aceite y también móviles usados. La idea que se proponía es que a partir de ahora también vamos a reciclar aluminio. Y para ello a los alumnos de Robótica de 3º ESO, junto con su profesor José Miguel López, se les ocurrió diseñar y construir un robot recogelatas. Asi nació Wallu, el robot patrulla de limpieza. Se trata de un robot de LEGO que se puede controlar con el teléfono móvil. De esa forma los alumnos, a través del móvil, pueden recoger las latas y bolas de papel de aluminio del patio, mantener el entorno más limpio y ayudar al medio ambiente. Así conseguimos concienciar a nuestros compañeros y a la vez que sea divertido.
Esta forma de acercarnos a la recogida selectiva, supuso el pistoletazo de salida de la campana “Vamos a dar la lata”, que animaba a toda la Comunidad Educativa a dejar las latas que se usaban en el centro en los puntos habilitados para ello, y a traer las que se usaran en sus casas.
El alumnado participante del proyecto se hacía responsable de su recogida diaria, sea con Wallu, el robot, o sea a través de la comisión creada para ello. Necesitábamos 1092 latas, así que, la campaña de recogida fue todo un reto.
El destino de todas esas latas, sería la creación de una escultura que decoraría la fachada de nuestro instituto. Así, nos embarcamos en la tarea de realizar una escultura de casi cuatro metros de altura de uno los fractales más elegantes, el Triángulo de Sierpinski, y, de paso, homenajear a este matemático polaco desde nuestro barrio, siguiendo las indicaciones del profe de matemáticas Pedro Moreno.

Informa: David Vázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *